Luces de Bohemia; Valle -Inclán

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Luces de Bohemia; Valle -Inclán

Mensaje  Admin el Sáb Nov 24, 2012 2:05 pm

Literatura española del siglo XX


Valle-Inclán: Luces de Bohemia

EVOLUCIÓN LITERARIA.-
La obra literaria de Valle-Inclán sigue una evolución que le lleva de un modernismo elegante y nostálgico de tiempos pasados hasta una literatura de hondo contenido crítico basada en la distorsión de la realidad. Pese a lo que pudiera parecer, este cambio operado en sus obras a lo largo de los años viene uniformado por una misma postura ante la vida, una postura estética que se aleja de las formas burguesas, en lo social, y de las formas realistas, en los artístico.
Podemos hacer un intento de clasificación de las obras de Valle, siguiendo a Fernando Lázaro Carreter, en tres etapas. Veámoslas con más detalle.

2.1. Etapa modernista o de modernismo canónico (hasta 1907, aproximadamente).-
En el año 1895 edita Valle-Inclán el volumen de cuentos Femeninas, obra en la que se nota ya el intento de ofrecer al lector una nueva forma de narrar en la que se pone una mayor atención en los valores formales. Predominio del esteticismo como corresponde a una obra característica de lo que Ricardo Gullón llamó modernismo canónico.
Entre 1897 y 1904 escribirá diferentes obras (Epitalamio, Jardín umbrío, Corte de amor o Flor de santidad) unidas por el nexo de una ambientación en la Galicia primitiva y mítica, donde la mezcla perfecta de lo real y lo legendario, de lo aristocrático y lo popular es moneda de curso ordinario. Técnicamente, seguimos con la coincidencia con el modernismo en lo referente a cultivo de los valores formales.
Entre 1902 y 1905 escribirá Valle sus cuatro Sonatas, novelas en las que prevalece la exaltación de un mundo decadente visto con mirada nostálgica.
2.2. Etapa de transición (1907-1920).-
A este período pertenecen dos trilogías esenciales en la obra de Valle-Inclán: las Comedias bárbaras y las novelas de La Guerra carlista. Las Comedias bárbaras fueron escritas entre 1907 y 1922 (Águila de Blasón, Romance de lobos y Cara de plata). En ellas nos ofrece el autor de nuevo una ambientación en el mundo rural gallego, aunque en estos momentos nos presenta ese mundo como dominado por la miseria y la brutalidad.
El punto de vista del autor se debate entre la nostalgia por lo ya perdido y la crítica de dicho mundo. Para Ruiz Ramón, esas obras son ya el comienzo del “teatro en libertad” que desarrollará Valle con los esperpentos.
En La Guerra carlista (Los cruzados de la causa, el resplandor de la hoguera y Gerifaltes de antaño), escrita entre 1908 y 1909, nos encontramos de nuevo con el contraste, en este caso, entre el canto al heroísmo y la denuncia de la brutalidad.
2.3. Etapa de los esperpentos (1920-1936).-
A partir de 1920 la obra de Valle se centrará en la denuncia de un mundo dominado por lo deforme y lo absurdo; denuncia que llevará a cabo también con un lenguaje deformado.
Divinas palabras es una obra de teatro que vuelve a ambientarse en el mundo rural gallego, mundo que ahora aparece caracterizado por la deformidad, la brutalidad y el desgarro.
Los esperpentos. Con este término se suele aludir a cuatro obras (Luces de bohemia –1920-, Los cuernos de don Friolera –1921-, Las galas del difunto –1926- y La hija del capitán –1927-) que recibieron tal denominación por el propio Valle, aunque es cierto que lo esperpéntico es algo que comparten todas las obras del período y que viene anticipado casi desde la primera etapa. A esta etapa pertenecen también las novelas Tirano Banderas (1926) y la trilogía El ruedo ibérico (La corte de los milagros –1927-, Viva mi dueño –1928- y Baza de espadas –1932-).

3.2. El género de Luces de Bohemia.-

Luces de bohemia adquiere forma de texto dramático, pero algunos datos nos hacen pensar que cuando fue escrita Valle no pensaba seriamente en la posibilidad de su representación. Pensemos en los siguientes hechos:
La multiplicidad de espacios dramáticos hacían prácticamente imposible la representación de la obra con las técnicas dramáticas de 1924.
El mismo autor debió entender esa dificultad, ya que las acotaciones que introduce no tienen una funcionalidad exclusivamente dramática, sino que en algunos casos Valle parece comportarse más como un narrador que contempla y opina sobre sus personajes, sobre sus acciones o sobre lo que les sucede.
La obra aparece publicada primero en una revista y después como libro independiente. No hay constancia de ningún intento de representación.
A pesar de lo dicho, no debemos pensar que Luces de bohemia no sea verdadero teatro. Lo que sucede es que el concepto teatral de Valle es, quizás, demasiado “moderno”, supera a los usos corrientes en su época. Para Francisco Ruiz Ramón, Valle-Inclán anticipa lo que en la segunda mitad del siglo XX se ha llamado “teatro en libertad”.
Una vez establecido que estamos hablando de puro teatro se nos plantea el problema de la clasificación de la obra dentro de un determinado género dramático. En el texto podemos encontrar rasgos que nos permiten la inclusión de la obra dentro de diferentes tipos. Veámoslo más detenidamente.
a) Luces de bohemia como tragedia.-
El argumento en el que se nos presenta a un protagonista que se enfrenta con su destino
que le supera.
El final trágico. La muerte del protagonista.
Era característico de la tragedia el que sus personajes principales pertenecieran a las
clases nobles, y Máximo Estrella pertenece a la aristocracia, si bien a la aristocracia
intelectual.
El lenguaje en muchos momentos de la obra alcanza altas cotas de dificultad, trabajo y
selección.
b) Luces de bohemia no es una tragedia.-
Frente a los rasgos anteriores, nos podemos encontrar también con elementos que nos hacen
negar la posibilidad de estar ante una tragedia:
Junto a la lengua culta encontramos un lenguaje coloquial e, incluso, vulgar.
Frente a la nobleza intelectual de Max hayamos en la obra una mayoría de personajes
que pertenecen a las clases bajas, tanto socialmente hablando como intelectual y
moralmente.
Aunque hay pasajes trágicos en la obra (pensemos en la escena XI, por ejemplo),
también abundan los cómicos y humorísticos.
Como conclusión, hemos de determinar que nos es imposible incluir la obra dentro de alguno de los géneros teatrales clásicos. La razón de esta dificultad nos la da el propio autor en la escena XII:

MAX.- La tragedia nuestra no es una tragedia.
LATINO.- ¡Pues algo será!
MAX.- ¡El esperpento!

Valle-Inclán es consciente de lo inclasificable de su obra, de ahí la denominación que nos
propone: el esperpento. ¿Ha inventado un nuevo género dramático?
En realidad, para Valle el esperpento no es un género dramático, sino una forma de ver el mundo, una nueva (¿nueva?) estética. En una entrevista de 1928 el autor nos dice que él entiende que hay tres formas diferentes de ver el mundo:
De rodillas.- La realidad aparece enaltecida y los personajes se ven como héroes
superiores. Esta es la forma que adopta la épica y la tragedia clásica.
En pie.- Los personajes se nos presentan como nuestros hermanos. Es la forma, por
ejemplo, de Shakespeare.
Levantado en el aire.- Los personajes se ven como peleles o fantoches. Esta es la propia del esperpento.
Por tanto, el esperpento consiste en la deformación, en la degradación de la imagen que tenemos de la realidad con el objeto de mostrarnos su verdadero rostro: lo grotesco y absurdo de la vida, de la vida española contemporánea, concretamente. Pero ya hemos dicho más arriba que el esperpento no es una forma exclusivamente dramática y también hemos puesto en duda el que sea creación exclusiva de Valle-Inclán. En otra sección de esta unidad hemos expuesto cómo hay puntos de contacto entre lo que hace Valle en Luces de bohemia y lo que han hecho otros artistas, y hemos hablado, por tanto, de que Valle se incluye en una tradición de la deformación, si queremos llamarla así. Recordemos algunas de las posibles fuentes del esperpento:
En pintura: El Bosco, Goya o Solana (contemporáneo de Valle).
En literatura: Quevedo, el expresionismo, la literatura paródica.
En cine: la escuela expresionista alemana, por ejemplo.
Además no es una forma exclusivamente dramática porque Valle empleará rasgos esperpénticos en otras obras suyas, como sucede en la novela Tirano Banderas; y esos mismos rasgos nos los vamos a encontrar en obras de novelistas posteriores, como es el caso de Camilo José Cela, quien los empleará con asiduidad en La colmena, por ejemplo.
El esperpento es, pues, una forma de enfrentarse con la realidad degradándola, deformándola.
Para conseguir este objetivo, Valle emplea un conjunto de técnicas que Alonso Zamora Vicente ha sistematizado:
a) Distorsión de la realidad, conseguida por dos procedimientos contrarios: el enaltecimiento que encierra una amarga ironía (escena IV, pp. 73 y 82 de la edición de Austral), o bien la degradación (escena II, p. 49).
b) La humanización de animales que nos los presentan como seres humanos o compartiendo la vida con los seres humanos (escena VIII, p. 118).
c) La animalización de los hombres (Latino presentado como un buey que da calor, por
ejemplo).
d) Cosificación de los hombres, al presentarnos a algunos personajes en función de objetos,
despersonalizándolos y degradándolos (escena III, p. 70).
e) Muñequización: deformación de los personajes, que nos son presentados como muñecos,
títeres o fantoches (escena II, p. 49 y escena IV, p. 81).
f) Literaturización. Este recurso consiste en el uso de material procedente de otras obras propias o no, o bien de personajes extraídos del mundillo de la literatura.
g) El lenguaje también se deforma y retuerce en la obra, mezclando constantemente lo culto y lo popular, los diferentes registros de lengua, usándolo como un mecanismo que identifica y caracteriza a algunos personajes (pensemos en el “Max, no pongas estupendo” de Latino, en el “admirable” de Rubén o en el “Válgame un santo de palo” de don Filiberto).

3.3. Los temas.-
El argumento de Luces de Bohemia consiste en la dramatización de la última noche de la vida de Máximo Estrella. A partir de esta anécdota, Valle nos quiere dar una imagen de la España de su tiempo, dominada por la miseria, la locura y la violencia; en definitiva, por “lo infernal”. Siguiendo esa línea, algunos críticos han pensado que lo que Valle pretende es reflejarnos la vida española como si de un infierno se tratase, y por esa razón se reafirman en la idea de que la obra, en algunos momentos, presenta contactos con la Divina Comedia de Dante:
Igual que Dante, Max desciende a los infiernos.
El infierno en Dante es descrito como un círculo, mientras que el viaje de Max también es circular.
En su viaje a los Infiernos, Dante es acompañado por Virgilio y Max es acompañado por Latino.

En la obra podemos encontrarnos con dos temas que van indisolublemente unidos:
a. El problema del individuo.-
Sin duda, uno de los puntos de atención de Valle en su obra es la reflexión sobre la
“condición humana”. Esta reflexión la lleva a cabo de dos maneras:
Por un lado, centrándose en Max, que aparece caracterizado como un héroe que se
enfrenta a un destino trágico que le llevará a la muerte.
Por otro lado, aparece la figura de Latino, representando al hombre sin moral, al
hombre que es capaz de sobrevivir, incluso, en los infiernos.
b. El problema de la sociedad.-
Pero a partir de los individuos concretos que protagonizan la obra, Valle nos ofrecerá en
Luces de Bohemia una amarga reflexión sobre la sociedad española de su tiempo:
“España es una deformación grotesca de la civilización europea” (Escena XII)
La crítica social de Valle no se dirige contra individuos, clases o colectivos concretos,
sino que es una queja total contra toda la vida nacional. En la obra aparecen criticados y esperpentizados grupos sociales de distinta índole: el mundo artístico bohemio absurdo e inútil (los modernistas), los políticos corruptos (el ministro), los policías brutales, las agrupaciones paramilitares, los periodistas al servicio del poder, los poetas fracasados, la burguesía (los comerciantes), las prostitutas y los borrachos. En definitiva, la España que aparece en la obra es una multitud que vive como puede, hundida en la miseria moral y económica:
“En España el mérito no se premia; se premia el robo y el ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo” (Escena XIV)
En este panorama social tan terrible hay algunos personajes que destacan por su
humanidad y por su heroísmo en el vivir: Max (en algunos momentos), la familia de Max, la madre del niño muerto y el anarquista catalán.

3.4. Los personajes.-

En Luces de Bohemia aparecen más de cincuenta personajes a los que Valle-Inclán describió de la siguiente manera:
“Son enanos o patizambos que juegan una tragedia”
Estos personajes proceden de todas las clases sociales, culturales o morales, pero todos ellos presentan dos rasgos comunes:
Según Alonso Zamora Vicente todos tienen en común el hecho de “participar en el
mismo desfile de gentes sin suerte, sin alientos ni futuro”.
La gran mayoría de estos personajes son presentados por Valle de forma esperpéntica, aplicándoles las técnicas de deformación que hemos visto ya. Sin embargo, unos pocos escapan a la caracterización deformada para adquirir una importante talla humana (la familia de Max, el preso, la madre del niño muerto).

3.5. Estructura de la obra.-

3.5.1. Estructura externa.-
Luces de Bohemia se estructura mediante la sucesión de 15 escenas yuxtapuestas, cada una de las cuales constituye una unidad dramática en sí misma. A lo largo de la obra podemos encontrar una serie de motivos dramáticos que se repiten y sirven para dar unidad a esa sucesión de escenas:
La presencia casi constante en escena de la pareja protagonista (Max y Latino). Incluso cuando no están son el punto de referencia de los demás personajes.
Las referencias al “décimo de lotería” en las escenas III, IV y XV.
Las alucinaciones que sufre Max en las escenas I y XII, y que sirven como presentación y despedida del personaje.
La brutalidad policial.
Las muertes que se van anunciando a lo largo de la obra: la de Max (I, XI y XII), las de Madame Collet y Claudinita (I y XV), la del anarquista catalán (VI y XI).

3.5.2. Estructura interna.-
Sobre la estructura interna de Luces de Bohemia los críticos literarios han coincidido bastante.
El que la describe más detalladamente es Carlos Álvarez, que es a quien vamos a seguir.

EN VIDA DE MAX (escenas I a la XII).-
Esta primera parte se desarrollaría en tres tiempos diferentes:
a. La partida (escena I).-
_ Exposición del contexto humano, económico y social del protagonista.
_ Invitación al suicidio (anticipo de la conclusión de la obra).
_ Salida de la casa.
b. El viaje (escenas II a la XI).-
Es la peregrinación del personaje a los infiernos de la noche madrileña. En ese viaje se pueden señalar dos etapas:
_ Escenas II a la VI.- Termina con el encuentro en la
cárcel con el preso catalán. Se produce la toma de conciencia política de Max.
_ Escenas VII a la XI.- Culmina con la muerte del preso catalán y del niño inocente. La realidad vivida por Max confirma su toma de conciencia. El personaje “necesita” morir para acabar con el dolor que le produce la injusticia social.
c. El destino (escena XII).-
_ Regreso de Max a la puerta de su casa.
_ Exposición teórica del esperpento.
_ Muerte de Max.
TRAS LA MUERTE DE MAX (escenas XIII a la XV).-
Funciona como un epílogo que cierra la obra y sirve para dar
solución a una serie de conflictos y motivos dramáticos que
habían quedado abiertos:
_ El suicidio de Madame Collet y Claudinita.
_ El décimo de lotería premiado.
_ La vida de Latino después de Max.
3.6. Tiempo y espacio.-

3.6.1. Tiempo dramático.-
§ Concentración temporal.-
El tiempo dramático de la acción apenas rebasa el márgen preceptivo del teatro
clásico (24 horas): desde el atardecer del primer día hasta la noche del siguiente. La vida escenificada de Max ocupa aun menos tiempo: desde el atardecer hasta poco antes del amanecer.
§ Linealidad temporal.-
En la obra no hay saltos temporales, ya que toda ella sigue un desarrollo cronológico
lineal salvo entre las escenas VI y VII, que son simultáneas.
§ Elipsis.-
Se producen diferentes elipsis en la obra entre las distintas escenas. La más
significativa es la producida entre la escena XII (muerte de Max al amanecer) y la
escena XIII.
3.6.2. Tiempo histórico.-
En el escaso tiempo dramático que ocupa la obra se condensa un amplio tiempo histórico o real.
En la obra se acumulan hechos y referencias históricas y literarias en un confuso anacronismo:
pérdida de las últimas colonias (1898), reinado de Alfonso XIII, Semana Trágica de Barcelona (1909), Revolución Rusa y Huelgas revolucionarias (1917), coexistencia de modernistas y ultraístas, Rubén Darío (muere en 1916) sobrevive a Galdós (muere en 1920), etc...
Esta acumulación de hechos temporalmente anacrónicos sirve a Valle para producir el efecto deformador que pretende.
3.6.3. El espacio.-
Frente a la condensación temporal de la obra, Valle sitúa el argumento en una multiplicidad de espacios. Son espacios reales que Valle deformará por medio de las acotaciones para que se carguen de significación “esperpéntica”. Solamente se repiten dos espacios en la obra:
§ La casa de Max, en las escenas I y XIII, que abre y cierra el círculo de la vida de Max.
§ La taberna de Pica-Lagartos, en las escenas III y XV, que abre y cierra el círculo del
décimo de lotería.
Ambos círculos son muy importantes en la obra, ya que se relacionan con los dos temas de la misma: el destino trágico de los seres humanos y la miseria moral y económica de la sociedad.
3.7. Lengua y estilo.-
El rasgo lingüístico predominante en la obra es la variedad de registros utilizados. Vamos a dividir su estudio en dos partes.
3.7.1. La lengua de los diálogos.-
Es una compleja elaboración sobre la base del habla madrileña de las clases más populares que ya se usaba en las comedias de costumbre de su época. Sobre esa base lingüística introduce Valle-Inclán:
§ Gitanismos (parné, mulé, chanelo, gachó, etc...).
§ Cultismos y retoricismos, que son herencia del modernismo canónico, y que le sirven para hacer parodia del lenguaje pedante.
§ Empleo de “muletillas” que sirven para identificar a algunos personajes.
Rubén Darío: “Admirable”.
Latino: “No te pongas estupendo”.
Don Filiberto: “Válgame un santo de palo”
Borracho: “Cráneo previligiado”.
3.7.2. La lengua de las acotaciones.-
También aquí vamos a encontrar la fusión entre lo culto y lo popular. Entre los recursos más corrientes podemos destacar:
§ Las rimas internas (pp. 61 –periodista y florista- y 77 –versallesco y grotesco-).
§ Las plurimembraciones y enumeraciones (pp. 73, 77, 106).
§ Las sinestesias: “borrosos diálogos”, “temblor verde y macilento”.
§ Comparaciones, metáforas y metonimias.
§ El uso de imágenes plásticas sorprendentes.
Junto con los recursos anteriores es de destacar el empleo de una sintaxis muy quebrada, en la que son muy abundantes los signos de puntuaciones que separan multitud de proposiciones subordinadas (acotación de la p. 60, escena III), incisos, frases nominales, etc...






Admin
Admin

Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 23/09/2009

Ver perfil de usuario http://apuntes-safau.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.