EL ARBOL DE LA CIENCIA, GUIA DE LECTURA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL ARBOL DE LA CIENCIA, GUIA DE LECTURA

Mensaje  Admin el Jue Nov 13, 2014 11:46 pm

Tema.

La obra se basa en la historia de una desorientación existencial: desorientación existencial del hombre inadaptado y encerrado en un callejón sin salida. Andrés Hurtado es un personaje que no encuentra sentido en el mundo en que vive; un inadaptado con ganas de cambiar las cosas, a quien la sociedad acaba aniquilando. Durante su trayectoria se empeña en querer encontrar razones por las que luchar, teorías en las que creer. Pero el destino le llena el camino de obstáculos -desengaños y decepciones- que le van quitando las fuerzas hasta hacerlo desaparecer.Es por este motivo que, si tuviera que cambiar el título a la novela, le pondría:“BUSCANDO UN PORQUÉ A LA VIDA”

Argumento.
“El árbol de la Ciencia” narra la formación de Andrés Hurtado, un chico de naturaleza triste y solitaria que busca respuestas a sus inquietudes interiores. Empieza estudiando Medicina en la Universidad de Madrid, donde conoce a otros dos muchachos (Aracil y Montaner), con los que entablará cierta amistad. Ahí empiezan sus decepciones, tanto a nivel académico como político y social.
El ambiente familiar, áspero y hostil, contribuye negativamente en su lucha por ver el lado positivo de las cosas. La muerte del hermano pequeño, el fracaso como médico rural, la vuelta a Madrid, ... . Todo un cúmulo de circunstancias adversas lo llevan a engendrar un profundo pesimismo interior, que culmina con la muerte de su hijo y esposa. Después del fracaso de esa búsqueda, decide que lo mejor es acabar también con su vida.
Punto de vista narrativo.
Sin ninguna duda se puede decir que tiene mucho de autobiografía. Según Azorín, es el libro que “resume, mejor que ningún otro, el espíritu de Baroja”. Con tales afirmaciones, resulta fácil adivinar bajo qué punto de vista está escrito. En efecto, se trata de un relato narrado por alguien que conoce muy bien los hechos, las situaciones y los personajes, pero que no participa directamente en las acciones. Baroja hace aquí de narrador omnisciente. Aunque le bastaría con poner “yo” donde la novela dice “Andrés Hurtado”, o con cambiar otros nombres propios, para transformarla en sus memorias. Sin ir más lejos, en éstas -“Familia, infancia y juventud” (1944)- encontramos transcritos, literalmente, largos pasajes de “El árbol de la Ciencia”.
Para el relato de los hechos, utiliza el pretérito perfecto simple y el pretérito imperfecto de indicativo. Habla en tercera persona y, solamente en los diálogos, lo hace en presente (de indicativo, por supuesto):“El curso siguiente, de menos asignaturas, era algo más fácil, no había tantas cosas que retener en la cabeza. A pesar de esto, sólo la Anatomía bastaba para poner a prueba la memoria mejor organizada”. (pag.53, lin.1-4)
“Andrés Hurtado habló largamente con el doctor Sánchez de las obligaciones del cargo. Quedaron de acuerdo en dividir Alcolea en dos secciones, separadas por la calle Ancha”.(pag.192, lin.1-3).
“- Mira Lulú -le decía-, ten cuidado;te siguen.
- ¿Sí?
- Sí; la verdad es que te estás poniendo muy guapa. Vas a hacerme celoso.
- Sí, mucho. Tú ya sabes demasiado cómo yo te quiero -replicaba ella...”(pag.286, lin.20-25).

TRAYECTORIA VITAL DE ANDRÉS HURTADO.
Está perdido en un mundo absurdo en el que cada nueva experiencia le supone un mayor desengaño.
En casi todos los momentos de su vida experimenta la sensación de sentirse “solo y abandonado” (pag.42, lin.2). El ambiente familiar lo transforma en un muchacho “reconcentrado y triste” (pag.46, lin.2). Huérfano de madre, sólo encuentra cariño en su hermano pequeño, Luisito. Entre él y su padre existe un enfrentamiento profundo, que los lleva casi al odio mutuo. En la casa, el único rincón que le permite alejarse de esta situación es su habitación, un “cuartucho con aspecto de celda” (pag.49, lin.26) ubicada en un extremo de ésta. Pese a tal soledad, siente una sed de conocimiento que lo conduce a la búsqueda de una orientación para dar sentido a su vida. Desgraciadamente, ni los estudios de Medicina, ni los amigos -Aracil y Montaner- ni la vida universitaria en general consiguen realizar este deseo. Muestras de este descontento las encontramos en: “todo aquello era demasiado absurdo. Él hubiese querido encontrar una disciplina fuerte y al mismo tiempo afectuosa, y se encontraba con una clase grotesca en que los alumnos se burlaban del profesor. Su preparación para la Ciencia no podía se más desdichada”. (pag.41, lin.9-13); “Hurtado tuvo una verdadera decepción. Era indispensable tomar la Fisiología como todo lo demás, sin entusiasmo, como uno de los obstáculos que salvar para concluir la carrera”. (pag.62, lin.32-35); “Andrés adquirió con este primer ensayo de médico un gran escepticismo. Empezó a pensar si la medicina no serviría para nada”. (pag.74, lin.4-6).
Es también durante sus estudios en la Universidad cuando empieza a interesarse por el mundo filosófico. Se halla “ansioso de encontrar algo que llegue al fondo de los problemas de la vida” (pag.68, lin.6-7). Un nuevo tropiezo -ilusiones puestas en Letamendi- lo decide a iniciarse en las lecturas de Kant y Schopenhauer ( que posteriormente influirán de forma decisiva en su vida).

El contacto con los enfermos de los hospitales y el descubrimiento de miserias y crueldades (trato de los médicos con los pobres, encuentro con el hermano Juan, ...) constituyen “un nuevo motivo de depresión y melancolía” (pag.78, lin.10-11). Por otro lado, acentúan a la vez su sensibilidad humanitaria: “Hurtado no podía soportar la bestialidad de aquel idiota de las patillas blancas” (pag.79, lin.24-25); “A Andrés le preocupaban más las ideas y los sentimientos de los enfermos que los síntomas de las enfermedades” (pag.83, lin.10-12). Pero en el fondo estas experiencias sólo le llevan a aumentar su confusión interior y a debatirse -políticamente- entre la doctrina revolucionaria y la inacción.
A través de Lulú, con quien funda una gran amistad, descubre nuevas atrocidades (Doña Virginia y sus muchachas, relación entre Niní y Aracil, ...). La chica le sorprende: resulta una persona inteligente, de carácter fuerte, clara y rotunda en sus opiniones, con quien puede mantener largas e interesantes conversaciones. Aún así no le produce “la más ligera idea de hacerle el amor” (pag.106, lin.10-11). Para él, su relación no puede llegar a más de lo que es: una cordial amistad.

Cuando Luisito cae enfermo, Andrés se sume en una gran depresión. Este hecho hiere nuevamente las esperanzas que tiene puestas en la Medicina (impotencia ante la posibilidad de hallar cualquier tratamiento). Finalmente la muerte del pequeño le conduce al escepticismo ante la ciencia y a las más negras ideas sobre la vida.
Durante su estancia en Alcolea del Campo descubre la influencia de la religión católica en los habitantes del pueblo y la política caciquista reinante (situación generalizada al resto de la península). Debido a su escepticismo religioso y radicalismo político, no dejan de parecerle actitudes sorprendentes. Pronto empieza a sentirse mal físicamente, debido a la inactividad. El odio hacia el lugar se hace cada vez mayor. Es cuando se da cuenta que no puede hacer nada para cambiar la situación que comienza a decantarse hacia una ataraxia irremediable. La experiencia sexual que tiene con su posadera, la última noche en el pueblo sólo empeora su malestar interior.
De regreso a Madrid aparecen nuevas desilusiones. Andrés se desespera al comprobar con qué indiferencia responde la gente a la derrota de España en Cuba y Filipinas; en un encuentro con su viejo amigo Montaner comprueba los desastrosos destinos que han ido desgranando los compañeros que tuvo en la Universidad, ... . Llega a la conclusión que la ciudad es un inmenso “campo de ceniza” (pag.244, lin.Cool, sembrado con los desperdicios humanos que va generando esa absurda sociedad. Así va adoptando una postura pasiva, en busca de la paz espiritual.
En su reencuentro con Lulú, aparece claramente la idea que tiene Andrés sobre el amor. Cree que es un engaño, un estado ficticio resultante de “la confluencia del instinto fetichista y del instinto sexual” (pag.270, lin.32). Pero ni con tales teorías consigue ocultar su afecto hacia ella: la boda no se hace esperar. Desgraciadamente, la tranquila vida del matrimonio se ve turbada con el embarazo de Lulú. A partir de entonces, Andrés empieza a tener miedo. Es un miedo al destino, a la vida misma. Hasta que ocurre lo peor: el hijo que esperaban nace muerto, y la madre fallece tres días después. Este resulta, pues, el desengaño definitivo del protagonista. Cansado de luchar, decide suicidarse. De esta forma acaba con todas sus soledades, sus penas, sus frustraciones, ... . Pero deja una cuenta pendiente sobre la que deberán reflexionar las generaciones futuras: la sociedad necesita cambiar. (“Tenía algo de precursor” (pag.289 título y pag.292, lin.18) ).

OPINIÓN PERSONAL CRÍTICA.

es verdaderamente una novela de gran interés psicológico y social. Baroja sabe plasmar a la perfección los sentimientos del pueblo español de finales del siglo XIX- principios del siglo XX. Además es una buena muestra de la actitud que tomaron entonces los autores de la llamada “Generación del 98” -a la cual él perteneció-, frente al retraso del país.
Realmente puedes disfrutar de la lectura, vivir los acontecimientos, sentir la agonía y la felicidad de cada personaje. Aún así, no reparo en mi opinión inicial: considero que es un buen libro en el cual se hacen reflexiones muy profundas e importantes. Eso, combinado con la vivacidad del relato configuran una novela de lo más agradecida.

1. Aspectos críticos
Esta novela es una novela de la generación del 98, y tiene grandes aspectos critico: se critica a España, a la sociedad, a la enseñanza, la religión y a las personas
Alcolea del Campo es la representación de España y de la forma de comportarse de las personas: "Las costumbres de Alcolea eran españolas puras, es decir de un absurdo completo. El pueblo no tenía el menor sentido social; Las Familias se metían en sus casas, como los trogloditas en su cueva. No había solidaridad; nadie, Sabía ni podía Utilizar la fuerza de La asociación. Los hombres iban al trabajo y a veces al casino. Las mujeres no salían más que Los domingos a misa.

El pueblo aceptó la ruina con resignación. Antes éramos ricos - se dijo cada alcoleano. Ahora seremos pobres. Es igual; viviremos peor, suprimiremos nuestras necesidades. Aquel estoicismo acabó de hundir al pueblo. Era natural que así fuese; cada ciudadano de Alcolea se sentía tan separado del vecino como de un extranjero, No tenían una cultura común (no la tenían de ninguna clase); no participaban de admiraciones comunes: sólo el hábito, la rutina, les unía; en el fondo, todos eran extraños a todos.
Muchas veces a Hurtada le parecía A colea unas ciudades estado de sitio. El sitiador era la moral, la moral católica. Allí no había nada que no estuviera almacenado y recogido: las mujeres, en sus casas; el dinero, en las carpetas; el vino, en las tinajas. Andrés se preguntaba: ¿Qué hacen estas mujeres?
La política de Alcolea respondía perfectamente al estado de inercia y desconfianza del pueblo. Era una Política de caciquismo, una lucha entre dos bandos contrarios, que se llamaban el de los Ratones y el de los Mochuelos; los Ratones eran liberales, y los Mochuelos, conservadores.
En aquel momento dominaban los Mochuelos. El Mochuelo principal era el alcalde, un hombre delgado, vestido de negro, muy clerical, cacique de formas suaves, que suavemente iba llevándose todo lo que podía del municipio.

El cacique liberal del partido de los Ratones era don Juan, un tipo bárbaro y despótico corpulento y forzudo, con unas manos de gigante; hombre que cuando entraba a mandar trataba al pueblo en conquistador. Este gran Ratón no disimulaba como el Mochuelo: se quedaba con todo lo que podía, sin tomarse el trabajo de ocultar decorosamente sus robos. Alcolea se había acostumbrado a los Mochuelos y a los Ratones, y los consideraba necesarios. Aquellos bandidos eran los sostenes de la sociedad.
Andrés podía estudiar en Alcolea todas aquellas manifestaciones del árbol de la vida, y de la vida áspera manchega: la expansión del egoísmo, de la envidia, de la crueldad, del orgullo. A veces pensaba que todo esto era necesario: pensaba también que se podía llegar en la indiferencia intelectualista, hasta disfrutar contemplando estas expansiones, formas violentas de la vida. ¿Por qué acomodarse, si todo está determinado, si es fatal, si no puede ser de otra manera?, Se preguntaba; No era científicamente un poco absurdo el furor que le entraba muchas veces al ver las injusticias del pueblo? Por otro lado: ¿no estaba también determinado, no era fatal el que su cerebro tuviera una irritación que le hiciera protestar contra aquel estado violentamente?". En este fragmento hace una critica a España y a la forma de comportarse de los españoles.


1ª Parte: “La vida de un estudiante en Madrid”

CAPÍTULO 1: Andrés Hurtado, protagonista de la obra, comienza su carrera de medicina. Los estudiantes que se encontraban en la universidad mostraban impaciencia por estar en su aula, según dice Baraja, esto se debe a que en su primer día de curso y el comienza de la carrera.
Al final se hace una primera caracterización del protagonista, en vez de un retrato completo del personaje, Baroja prefiere una pintura progresiva mediante la acción de Andrés a lo largo de la obra. En este se conoce a lo largo de éste por medio de la comparación de Montaner defensor de la familia real; Hurtado era enemigo de la burguesía, Montaner partidario de la clase rica y de la aristocracia... Hurtado era partidario de los escritores naturalistas que a Montaner no le gustaban; Hurtado era entusiasta de Espronceda, Montaner de Zorrilla; no se entendían en nada...

CAPÍTULO 2: El ambiente de España influía tanto en la sociedad, que la universidad estaba en una situación lamentable a causa de otro " Aquel ambiente de inmovilidad, de la falsedad, se reflejaba en las cátedras... Los profesores del año preparatorio eran viejísimos... Sin duda no los jubilaban por sus influencias y por esa simpatía y respeto que ha habido siempre en España por lo inútil... a algunos de los alumnos se les ocurría marcharse, se levantaban y se iban... En las clases se hablaba, se fumaba, se leía novelas, nadie seguía la explicación; alguno llego a presentarse con una corneta, y cuando el profesor se disponía a echar un vaso de agua un trozo de potasio, dio dos toques de atención; otro metió un perro vagabundo, y fue un problema echarlo...".
Reflexiona sobre el ambiente que le rodea'. " Andrés Hurtado los primeros días de clase no salía de su asombro. Todo aquello era demasiado absurdo. Hubiese querido encontrar disciplina fuerte y al mismo tiempo afectuosa, y se encontraba con una clase grotesca en que los alumnos se burlaban del profesor. Su preparación para la Ciencia no podía ser más desdichada..." A partir de aquí empieza la DESILUSION de Andrés, se sentimiento que predomina en la obra siendo el aspecto central de la obra.

CAPÍTULO 3: Las relaciones son especialmente malas entre Andrés y su padre, don Pedro. “Dirigía la casa despóticamente, con una mezcla de chinchorrería y de abandono, de despotismo y de arbitrialidad, que a Andrés le sacaba de quicio... A Andrés le molestaba que don Pedro hablara tanto de su madre, y a veces le contestó violentamente, diciéndole que dejara en paz a los muertos... Entre padre e hijo existía una incompatibilidad absoluta completa, no podían estar conformes en nada. Bastaba que uno afirmara una cosa para que el otro tomara la posición contraria... " esto último es una reflexión que hace Baroja sobre las relaciones entre Pedro e hijo. Pero entre hermanos la situación no era muy diferente. "De los hijos, el mayor y el pequeño, Alegrando y Luis, eran los favoritos del padre Alegrando era un retrato de don Pedro. Más inútil y egoísta aún, nunca quiso hacer nada ni trabajar ni estudiar, y le habían colocado en una oficina del Estado, donde iba solamente a cobrar el sueldo.

CAPÍTULO 4: De nuevo aparecen enfrentamientos entre padres e hijos, esta vez sus ideologías políticas eran la causa de sus contrariedades: "Generalmente los motivos de las discusiones era político; don Pedro se burlaba de las revoluciones y Andrés contestaba insultando a la burguesía, a los curas y al ejercito.... Don Pedro aseguraba que una persona decente no podía ser mas conservador... Para Don Pedro el hombre rico era el hombre por excelencia; tendía a considerar las riquezas, no como una casualidad, sino como una virtud... Andrés recordaba caso frecuente de muchachos imbéciles, hijos de familias ricas, y demostraba que un hombre con un arca llena de oro y un par de millones en el banco de Inglaterra en una isla desierta no podía hacer nada, pero su padre no se dignaba atender argumentos..."

CAPÍTULO 5: Andrés era muy solidario, en esta ocasión se aísla de la familia en un cuartucho donde permanecía la mayor parte del día Allí se encontraba a su gusto, solo. Por una ventana que había en el cuarto Andrés se distraía observando a los vecinos y todo lo que ocurría por los alrededores. Andrés empieza a sentir otra de sus desilusiones que vivirá cuando se desgana por los estudios; " Al final del primer año de carrera, Andrés empezó a tener miedo de salir mal de los exámenes. Las asignaturas eran para mantener a cualquiera; los libros muy voluminosos; apenas había tiempo para enterarse bien; luego las clases en el mismo sitio; los unos de los otros, hacían perder mucho tiempo andando de aquí para alia, lo que constituía motivo de distracción... Pronto se olvidó de sus propósitos, y en vez de estudiar miraba por la ventana con un anteojo las gentes de la vecindad..."

CAPÍTULO 6: Al pasar Andrés de curso, debía ir a clase de anatomía donde debía diseccionar personas muertas. A Baroja le gusta sacar a la luz el lado desagradable de las cosas, y aquí lo demuestra, cuando los estudiantes se divertían haciendo bromas ante la muerte, cuando Andrés estaba impresionado sobre ello; " La mayoría de los estudiantes ansiaban llegar a la sala de disección y hundir el escarpelo en los cadáveres, como si les quedara un fondo atávico de la crueldad primitiva... En todos ellos se producía un alarde de indiferencia y de jovialidad al encontrarse frente a la muerte, como si fuese una cosa divertida y alegre destripar y cortar en pedazos los cuerpos de los infelices que llegaban allá... los estudiantes gustaban de encontrar grotesca la muerte.
Andrés tiene un nuevo amigo, Fermín Ibarra. Este hombre estaba muy enfermo y a Andrés le gustaba hablar con él. Cuando Hurtado salía de su casa, se daba cuenta que su vida ni era tan mala como él siempre se la pintaba, en ese momento era algo optimista; " Cosa absurda, al salir de la casa del pobre enfermo, Andrés tenía una idea agradable de su vida... sentirse sano y fuerte cerca del impedido y del débil."
Al final del capítulo Baroja nos muestra como es la vida para Andrés; "Fuera de aquellos momentos, en los demás, el estudio, las discusiones, la casa, los amigos, sus correrías, todo esto, mezclado con sus pensamientos, le daba una impresión de dolor, de amargura en el espíritu, la vida en general, y sobre todo la suya, le parecía una cosa fea, turbia, dolorosa e indomable."

CAPÍTULO 7: Empieza un nuevo curso para Andrés y este le causaba ilusión porque iba a estudiar filosofía. Tras la ilusión como en toda la novela, llega la desilusión característica de Andrés; " Primeramente el libro de texto era un libro estúpido, hecho con recortes de obras francesas y escrito sin claridad y sin entusiasmo... Luego el catedrático un hombre sin ninguna afición a lo que explicaba, un señor senador, de estos latosos... Era imposible que con aquel texto y aquel profesor llegara nadie sentir el deseo de penetrar en la ciencia de la vida. La Fisiología, cursándola así, parecía una cosa estólida desvalanzada, sin problemas de interés ni ningún atractivo. Hurtado tuvo una verdadera decepción..."

CAPÍTULO 8: Andrés estaba ansioso por encontrar que llegase al fondo de los problemas de la vida, comenzó a leer el libro de Latamendi con entusiasmo. Andrés pareció encontrar algo que le parecía admirable. Andrés fue al café dispuesto a demostrar que Latamendi tenía un gran pensamiento filosófico. Al llegar allí y encontrar lo admirado que se había quedado con tal libro, los demás contertulios empezaron a echar por tierra una mas de las ilusiones de Andrés, de nuevo se llevó una desilusión. Hurtado se convenció de que Latemendi no era lo que buscaba. La palabrería de éste produjo en Andrés un deseo de asomarse al mundo filosófico y con este objeto compró en unas ediciones económicas libros de Kant, de Fíchte y otro de los filosóficos seguidores de la generación del 98, Schopenhauer. Además de otros autores empezó a leer libros filosóficos modernos y tuvo una mala impresión de ellos; entonces decidió volver de nuevo a leer a Kant.

CAPÍTULO 9: Empezó un nuevo curso y Luisíto cayó enfermo con fiebre, esta nueva situación hizo cambiar el ánimo del protagonista; " Andrés pasó momentos angustiosos; leía con desesperación los libros de Patología la descripción de la fiebre tifoidea y hablaba con el médico de los remedios que podían emplearse..."
Andrés intentaba buscar un remedio para la enfermedad de Luisito, pero la enfermedad era incurable; esto era otro motivo para que el protagonista sufriera otra desilusión, empezaba a sentir que la medicina no le servía de nada sino podía curar a su hermano más querido.
Andrés se hizo amigo de un estudiante rezagado; " Antonio Lámela, así se llamaba el rezagado, era gallego, un tipo flaco, nervioso, de cara escuálida, nariz afilada, una zalea de pelos negros en la barba ya con algunas canas y la boca sin dientes, de hombre débil. A Hurtado le llamó la atención el aire de hombre misterioso de Lámela..." Una vez mas Baroja se detiene para hablar y describir personajes secundarios. Lámela le parecía un hombre interesante por ser excéntrico y misterioso. Este nuevo personaje, amigo de Andrés, estaba enamorado y le contaba a este historias sobre su amada. Andrés veía como el amor solo servía para dar preocupaciones, Baroja era misógino, en este capítulo lo caracteriza en el personaje, ya que Andrés cree que el amor de Lámela es solo producto de su imaginación, su amada no le correspondía y, además, Antonio la pintaba extraordinariamente bien, cuando era horrible. De esta manera Baroja muestra su rechazo ante el amor y las mujeres.

CAPÍTULO 10: Andrés avanzaba en su carrera y al comenzar este nuevo año él y Aracil a unos cursos de enfermedades venéreas que daba un médico en el Hospital San Juan de Dios. La visita al hospital fue un nuevo motivo de depresión y melancolía para el protagonista. Veía como el lugar mostraba una cara muy fea de la vida que le provoco impresión.
De nuevo aparece aquí la influencia de Schopenhauer sobre Baraja cuando dice; " Andrés se inclinaba a creer que el pesimismo de Schopenhauer era una verdad casi matemática. El mundo le parecía una mezcla de manicomio y de hospital; ser inteligente, constituía una desgracia, y solo la felicidad podía venir de la inconsciencia y de la locura... " Con esto último Baroja nos muestra su forma de concebir la vida. Ahora Pió Baroja nos muestra el ambiente que reina en el hospital, al ser este de enfermedades venéreas, y al ver como se encuentran las personas que hacen uso del sexo, Andrés se conciencia aún mas de su concepción del amor y de la vida sexual; " Para un hombre excitado e inquieto como Andrés, el espectáculo tenía que ser deprimente. Las enfermas eran de lo más decaído y miserables. Ver tanta desdichada sin hogar, abandonada, en una sala negra, es un estercolero humano; le hizo a Andrés una angustiosa impresión..."
Al final Baroja nos muestra otra definición de la vida, procedente de Schopenhauer: " La vida era una corriente tumultuosa e inconsciente donde los actores representaban una tragedia que no comprendían, y los hombres llegados a un estado de intelectualidad, contemplaban la escena con una mirada compasiva y piadosa"

CAPÍTULO 11: Se celebraban unos exámenes para el Hospital General y Andrés junto con Aracil y Montaner se presentaron, Andrés como no tenía demasiada afición por la carrera, le pidió a su tío Iturrioz una recomendación para que le admitieran.
A Hurtado no le gustaban las practicas de la medicina que se ejercía en el hospital El ambiente era muy poco apropiado al lugar y nadie mostraba interés por su trabajo.

Personajes

Andrés Hurtado: personaje principal, era republicano, un chico solitario y estudioso.
Julio Aracil: compañero del instituto de Andrés era moreno de ojos brillantes, y saltones, la cara de una expresión y viva, la palabra fácil, de una inteligencia rápida petulante, se cuidaba el pelo, el bigote, las uñas, era fenicio, procedía de Mallorca y le molestaba todo lo violento y exaltado.
Profesor de Andrés: viejo empaquetado, presuntuoso, ridículo tenía melenas blancas, bigote engominado, perilla puntiaguda y una voz hueca y solemne.
Montaner: Amigo de Grácil, era monárquico, tenía barba rubia y ojos claros, era enemigo de lo violento y de lo exaltado, y perezoso, tranquilo, comodón y blando de carácter.
Pedro Hurtado: Padre de Andrés, algo flaco, era elegante, guapo y calavera de su juventud.
Margarita: Hermana de Andrés hija de Pedro Hurtado, tiene 20 años, era decidida, un poco seca denominadora y egoísta.
Fermina Iturrioz: Madre de Andrés, fallecida.
Alejandro Hurtado: Hermano mayor, era un retrato degradado del padre más inútil y egoísta aún, nunca quiso ni estudiar ni trabajar y era beber.
Pedro Hurtado: Era el segundo hermano, representaba la inteligencia filosofía, estudiaba para abogado y era elegante.
Doctor Iturrioz: Tío de Andrés.
Jaime Masso: Catalán amigo de Aracil, estudiaba en el instituto, de cabeza pequeña, pelo negro y fino, la tez de un color blanco amarillento y la mandíbula prognata, también era muy supersticioso.
Rafael Sañudo: Compañero del instituto de Hurtado estudiaba para ingeniero.
Fermín Iborra: Otro compañero de instituto de Andrés, era un chico enfermizo.
Latamendi: Profesor de la Universidad, señor flaco, bajito y escuálido, con melenas grises, barba blanca, nariz curva, y ojos hundidos y brillantes.
Antonio Lameta: estudiante rezagado y viejo, era gallego, flaco nervioso de cara escuálida, nariz afilada, tenía una zalea de pelos negros, en la barba canas, sin dientes y débil.
Lagartijo: Cura, era un mozo bravido, alto, fuerte, de facciones energéticas, hablaba de una manera despótica y enérgica y solía contar historias verdes.
Hermano Juan: Era un cura bajito, con barba negra mirada brillante, los ademanes suaves, meníflua y era un tipo semítico.
Ambiente estudiantil
Los estudiantes parecen tener ganas de estudiar pues están en el primer día con ímpetu, las clases son muy bíblicas pues tienen figuras religiosas como si fueran capilla.Cada asignatura era en diferentes universidades, Zoología era en la Universidad central y entre cambios de clase perdían mucho tiempo, los alumnos se burlaban de los profesores y constantemente le gastaban bromas, fumaban y leían novelas en las clases; los libros eran muy voluminosos.
Ambiente familiar
El ambiente en casa de Andrés es despolítico, mezcla chinchorrería y de abandono, de despotismo y de arbitrariedad, el padre lleva las casa puesto que la madre falleció hace tiempo. Margarita quería a Pedro y Luisito y estimaba a Andrés. Pedro (hijo segundo) era diferente pero quería a Margarita y a Luisito y admiraba a Andrés, Andrés quería a Luisito, sentía afecto por Pedro y Margarita pero con esta se peleaba mucho, despreciaba a Alejandro y odiaba a su padre.
Situación cultural de España a finales del XIX: La universidad
La política dividió a España en dos bandos: los conservadores y los liberales. Conservadores: el hombre rico era el hombre por excelencia, con el dinero de decía todo liberales: insultan a la burguesía cleros y ejércitos
Experiencias en la sala de disección y en el Hospital de San Juan de Dios
Reflexiones sobre la medicina: A pocos días de visitar el hospital San Juan de Dios Andrés Hurtado, el mundo le parecía una mezcla de manicomio y de hospital; ser inteligente constituía una desgracia y la felicidad podía venir de la inconsciencia y de la locura.
Reflexiones sobre la vida: Hurtado piensa que en la vida ni había ni podía haber justicia, la vida era una corriente tumultuosa e inconsciente donde los autores representaban una tragedia que no comprendían.
Reflexiones sobre la muerte: Después de ver las inhumanidades de un médico a sus pacientes. La exaltación humanista de Andrés hubiera aumentado sin las influencias obraban en su espíritu.

2ª Parte: “las carnarias”: Otros ambientes
En la casa de la viuda había otros ambientes de miseria bastante triste, la madre y la hija llevaban trajes raídos y remendados y los muebles eran pobres, menos alguno que otro indicador, sillas destripadas.
Personajes secundarios
Doña Leonarda: Madre de las niñas (Minglanillas) mujer poco simpática, tenía la cara amarillenta, la expresión dura vagamente amable, nariz curva, lunares en la barba y sonrisa forzada.
Nini: De facciones incorrectas y menos espirituales, era mas mujer, tenía deseo de agradar. Era femenina y vulgar, y mostraba una cierta hipocresía y disimulo.
Sainetero: Hombre estúpido y fúnebre.
Antonito Casares: Periodista andaluz. Tenía una moral de chulo empleadillo humilde y era algo gorrón.
Estrella: Era rubia y muy guapa.
Elvira: Hermana de Estrella, tenía de 12 a 13 años. Era bonita y descocada.
Doña Virginia: Comadrona. Mujer alta, rubia, gorda, con cara de angelito. Tenía 45 anos, tez iluminada y rojiza, tenía lunares en el mentón.
Victorio: Sobrino de un prestamista de la calle de Atocha.
Villasús: Autor dramático que tenía dos hijas coristas, vivía en la cuesta de Santo Domingo. Tenía barba y pelo entrecano.
Pura y Ernestina: Hijas de Villasús, estúpidas y feas. Pura era la mayor y tenía un hijo con Sainetero. Ernestina estaba casada con un revendedor.
Prudencio González: Amigo de Doña Leonardo, era un chulo grueso. De abdomen abultado, ojos desdeñosos y pequeños, el bigote corto y pintado y la cara roja.
Venancia: Vieja planchadora de la vecindad, tenía 60 años y vivía con su hija y su yerno, Manolo el Chafardín. Vieja seca, limpia y trabajadora.
Señora Benjamína: Vieja rara de la vecindad. Le llamaban Doña Pitusa. Era una viejezuela pequeña de nariz curva, ojos muy vivos y boca de sumidero.
Chuleta: Hijo de Doña Benjamina, tenía mas de 20 años y era empleado de una funeraria. Era chato muy delgado, giboso, de aspecto enfermizo, con unos pelos azafranados en la barba y ojos de besugo. Era vengativo y rencoroso. Tenía muchos hijos.
La Paca: Gallega bizca, tan ancha de arriba como de abajo. Tenía una casa de huéspedes.
Don Cleto Meana: Pupilo de Doña Paca. Mozo de la clase de disección de San Carlos, era el filosofo de la casa, bien educado y culto. Era viejo, bajito y flaco, muy limpio y arreglado con barba gris recortada.
Maestrín: Otro vecino. Un manchego muy pedante y sabihondo, droguero, curandero y sanguijuelero.
Don Martín: Prestamista tío de Victorio. Viejo encorvado, afeitado y ceñudo. Vestía siempre de luto.
Victorio: Era un donjuán de casa de préstamos. Muy elegante y chulo, con los bigotes retorcidos, los dedos llenos de alhajas y sonrisa de hombre satisfecho.
Lulú, personaje barojiano
Lulú era una muchacha graciosa, pero no bonita. Tenía los ojos verdes, oscuros, sombreados por ojeras negruzcas; unos ojos que a Andrés le parecían muy humanos. La distancia de la nariz a la boca y de la boca a la barba era demasiado grande, lo que le daba cierto aspecto de simio. La frente pequeña, la boca de labios finos y con una sonrisa entre irónica y amarga; los dientes blancos, puntiagudos; la nariz un poco respingona y la cara pálida. Tenía mucha gracia, picardía y mucho ingenio, pero le faltaba ingenuidad, frescura y candidez. Lulú como casi todos los personajes de Baroja tiene mal aspecto físico.
Reflexiones sobre la lucha por la vida, la injusticia, la crueldad
Lucha por la vida: La vida es una lucha constante, una cacería cruel en que nos vamos devorando los unos a los otros. Hurtado dice que este concepto de la lucha por la vida es antropomórfico.
La injusticia: Iturrioz cree que lo justo en el fondo es lo que nos conviene. Por ejemplo este dice: si un hombre mata a una hiena, aplasta a una araña y corta un árbol, eso es justo, pero si la hiena mata al hombre o la araña le pica o el árbol se cae y lo mata, eso nos parece injusto.
La crueldad: La vida es una cacería horrible, la naturaleza es lo que tiene, cuando trata de reventar a uno lo revienta a conciencia.

3ª Parte: “tristezas y dolores”: Carácter autobiográfico
Cuando el protagonista llega al lugar, Baroja hace una descripción casi perfecta del lugar, ya que en esta casa vivió la familia del autor en la vida real; era un chalet típico valenciano y Baroja lo describe así: una casa baja escalada, con una puerta azul muy grande y tres ventanas muy chicas...Andrés abrió el postigo que chirrío agriamente sobre sus goznes, y entro en un espacioso vestíbulo con una puerta en arco que daba hacia el jardín. La casa apenas tenía fondo; por el arco del vestíbulo se salía a una galería ancha y hermosa con un emparrado y una verja de madera pintada de verde. De la galería, extendida a la carretera, se bajaba por cuatro escalones al huerto rodeado por un camino que bordeaba sus tapias. Este huerto, con varios arboles frutales, se hallaba cruzado por dos avenidas que formaban una plazoleta central y lo dividía en cuatro parcelas iguales. Cuando Andrés se encuentra delante del huertecito de la casa, como hacía tanto tiempo que no había visto un árbol, ni vegetación, aquel huerto abandonado le pareció un paraíso.
Su función con respecto a las dos partes anteriores
Andrés se siente muy amargado y aburrido por el cambio de ambiente, la casa de sus tíos no le parece nada agradable, no quiere salir a la calle, sentía una insociabilidad intensa. Le parecía una fatiga tener que conocer a nueva gente. Andar por las calles de fastidiaba y el campo de los alrededores de Valencia no le gustaba. Todo esto hace que esta parte realiza otra función en la vida de Hurtado.
Baroja, paisajista
Baroja en esta parte hace varias descripciones de paisajes como en el principio del capítulo. A lo lejos se veía el mar, una mancha alargada de un verde pálido, separada en línea recta y clara del cielo, de color lechoso en el horizonte.
Las casas próximas eran de gran tamaño; sus paredes se hallaban desconchadas, los tejados cubiertos de musgos verdes y rojos, con matas en los aleros, de jaramangos amarillentos.
Se veían casas blancas, azules, rosadas, son sus terrados y azoteas; en las cercas de los terrados se sostenían barreños con tierras, en donde las chumberas y las pitas extendían sus rígidas y anchas paletas; en algunas de aquellas azoteas se veían montones de calabazas surcadas y ventrudas, y de otras redondas y lisas.
Los palomares se levantaban como grandes jaulones ennegrecidos. En el terrado próximo de una casa, sin duda, abandonada, se veían rollos de esteras, montones de cuerdas de estropajo, cacharros rotos esparcidos por el suelo; en otra azotea aparecía un pavo real que andaba suelto por el tejado, y daba unos gritos agudos y desagradables.
Por encima de las terrazas y tejados aparecían las torres de pueblo: el Miguelete, rechoncho y fuerte; el cimborrio de la catedral, aéreo y delicado, y luego aquí y alia una serie de torrecillas, casi todas cubiertas con tejas azules y blancas que brillaban con centelleantes reflejos.
El sol, que al mediodía la cortaba en una zona de sombra y otra de luz, iba, a medida que avanzaba la tarde, escalando las casas de una acera hasta brillar en los cristales de las buhardillas y en los luceros, y desaparecer.

4ª Parte: “inquisiciones”: Inquietudes filosóficas de Baroja, su concepciónde la vida y del mundo
Concepción de la vida y el mundo: Andrés Hurtado tiene la angustia, la desesperación de no saber que hacer con la vida, de no tener un plan de encontrarse perdido, sin brújula, sin luz a donde dirigirse. La vida es estúpida, sin emociones, sin accidentes.
El mundo: El mundo es ciego; ya no puede haber ni libertad ni justicia, sino fuerzas que obran por un principio de casualidad en los dominios del espacio y del tiempo. El mundo no tiene realidad; es que ese espacio y ese tiempo y ese principio de casualidad no existen fuera de nosotros, tal como nosotros lo vemos, no pueden ser distintos, que pueden no existir...

Parte central de la obra. Plantea el problema que explica el título de la novela

En este capítulo se plantea una discusión entre Andrés, defensor del árbol de la ciencia; y su tío Iturríoz, defensor del árbol de la vida.
Andrés (=Baroja) al ser antisemita se opone radicalmente a la Biblia, que muestra el árbol de la vida como inmenso y frondoso. Hurtado no concibe la idea de la bondad, voluntad, inteligencia... al igual que lo hacen las filosofías de Kant y Schopenhauer; ya que esto no se puede ver, tocar o demostrar que existen, mientras la ciencia no lo pruebe. La ciencia para Andrés muestra todas las cosas igual para todo y para todos, sean cual sean sus ideales; mientras que la religión, la política, las clases sociales..., dependen de la persona y sus ideales.
Se produce un clarísimo enfrentamiento entre la ciencia y la vida, como algo concreto y abstracto, respectivamente.

5ª Parte: “las experiencias en el pueblo”

Lo narrativo: La parte narrativa es el primer capítulo, en el que cuenta lo que le pasa en el viaje al pueblo, en el que un extranjero se equivoca de billete y se enfada con el revisor replicándole que España no vale nada como país, a lo que otro pasajero que iba con ellos no puede soportar estos insultos y hace callar al extranjero, a lo que Andrés le parece muy bien la contestación del otro pasajero al extranjero.
Lo descriptivo: En el segundo capítulo, antes de salir hacia Alcolea, Andrés describe el día... El día se prestaba a ser ardoroso, el cielo azul, sin una nube, el sol brillante, la carretera recta, cortando entre viñedos y olivares, de olivos viejos y encorvados.
La carretera subía y bajaba por suaves lomas entre idénticos viñedos.
...patio andaluz, con arcos y columnas de piedra... Todo este capítulo segundo va describiendo como es el pueblo: ...muy caluroso, casas blancas, puestos de esparto e hierro, geranios, etc. ... Suelos empedrados de piedrecitas formando dibujos, puertas grandes y ventanas pequeñas.
Oposición campo/ciudad
En el campo el agua había que comprarla y era bastante cara, la gente cultivaba viñedos y no tenían otra ocupación. Las mujeres no solían salir de sus casas, solo para ir a la compra. En este pueblo la gente tenía muy poca cultura. Todo esto era contrario en la ciudad.
¿Qué ha representado para Andrés su estancia en el pueblo?
Allí podía estudiar las manifestaciones del árbol de la vida, y de la vida áspera, manchega, la expansión del egoísmo, de la envidia, de la crueldad y del orgullo.
Según Andrés en el pueblo le había ido bastante mal, en la medicina había quedado muy bien, pero personalmente no. Allí no perdió, ni su virulencia, ni ha asimilado el miedo. La gente del pueblo eran buenas personas pero tenían una moral imposible, allí el egoísmo y el dinero no estaban repartidos equitativamente.

6ª Parte: “las experiencias en Madrid”: Encuentro con antiguos amigos y con Lulú.
Encuentro con Montaner: Se encuentra con él en la calle y entran a un bar a tomar algo y a hablar. Allí Montaner le cuenta que casaron a su novia con otro, él se fue a Salamanca para terminar su carrera, estuvo de ayudante de Julio Aracil, el cual tuvo una consulta con el dinero de su suegro.

Encuentro con Lulú: Ella se mostró muy simpática, le cuenta que se cambia de casa, pone una tienda de ropa después de hablar con Aracil, quien se negó a casarse con su hermana.

Evolución del carácter de Andrés Hurtado: Al empezar como médico de higiene comienza a sentir desprecio por la sociedad, en su vida ya no había nada sonriente ni nada amable. Los dos polos de su alma eran; un estado de amargura, sequedad, acritud y un sentimiento de depresión y tristeza. La irritación le hacía ser en sus palabras violento y brutal.

Ideas sobre el amor: Hurtado piensa que el amor tiene dos procedimientos; la alopatía y la homeopatía.
La alopatía amorosa: Esta basada en la neutralización. Los contrarios se curan con los contrarios, el hombre pequeño busca una mujer grande, el rubio una morena, etc. ... El que es alopático es un hombre petulante y seguro de sí mismo.
La homeopatía: Sistemas de los satisfechos de su físico; el moreno con una morena, el rubio con una rubia... El que es así no tiene confianza en su tipo.
Para Hurtado el amor es la confluencia del instinto fetichista y del sexual.

7ª Parte: “la experiencia del hijo”: Vida nueva: trabajo, matrimonio
En el trabajo: Andrés y Lulú visitan a Iturrioz. Lulú quería para Andrés un trabajo que no le sacara tanto de casa, lo que le ponía de mal humor. Lulú pide al tío de Andrés un trabajo para él, y éste se lo encuentra; el trabajo fue de traductor de artículos y libros para una revista médica.
En el matrimonio: Estaba encantado con su mujer, con su vida y su casa. Su pesimismo le hacía pensar que la calma no iba a ser duradera. La gente tenía bastante envidia de que su matrimonio marchara tan bien.

Desenlace final: Lulú esta deseosa de tener un hijo pero esto a Andrés le da bastante miedo. Después de estar una semana deprimida, Andrés cede y la deja embarazada. Durante el parto, debido a unas complicaciones, el niño nace muerto; Lulú al no recuperarse del esfuerzo del embarazo, además de una hemorragia interna, fallece al tercer día del parto. Andrés, que llevaba ya algún tiempo tomando morfina para poder dormir, ante tal desastre decidió envenenarse con dicha droga y muere el día en que enterraban a su mujer.

SÍNTESIS ----------------------------------------------------------
1. __ La trayectoria vital de Andrés Hurtado: A medida que avanza la obra se puede ver como Andrés avanza en sus ideas mientras van cambiando las cosas, es decir, se puede observar como Andrés a partir de lo que le sucede va tomando decisiones que van cambiando su forma de ser, o sea, va madurando.

Concepción de la vida en “El árbol de la ciencia”: La vida en “El árbol de la ciencia” es trágica, la muestra desde un punto de vista donde todo lo que sucede tiene que ver con la muerte, la lucha entra las clases sociales y la búsqueda de un motivo por el que vivir.

El amor y el sexo, según Baroja: Aparece como algo enfermizo ya que el resultado de éste es tener hijos, que en la obra muere, al igual que sus progenitores. Baroja refleja que debería haber más libertad en los pueblos, donde hablar de esto no estaba muy bien visto.

La mujer en “El árbol de la ciencia”: Aparece como algo vulgar, debido a que normalmente se prostituye. Aparece también como la parte sensual.

La pintura de ambientes:El impresionismo de Baroja; La descripción de los ambientes es clave en esta obra, debido a que nos quiere hacer una idea sobre España y su ambiente durante ese siglo, entonces nos describe con todo detalle los ambientes, mediante el colorido, los adjetivos.

El tema de España en “El árbol de la ciencia”: España es esta obra es muy importante porque Baroja nos la describe perfectamente, Nos hace un idea sobre la sociedad existente en aquella época tanto en el campo como en la ciudad. Cómo son las personas, sus pensamientos, deseos y objetivos.

     
2. NOVELA AUTOBIOGRÁFICA  
Es de todas las novelas barojianas la más autobiográfica de todas. El autobiografismo aparece por todas partes:  La vida del estudiante de Medicina  La muerte del hermano pequeño ( muerte del hermano mayor Darío Baroja)  Periodo de médico en Alcolea ( fue médico en Cestona)  
Además, la novela es aún más autobiográfica en las ideas que contiene. Baroja leyó bastantes libros de filosofía alemana desde Kant a Shopenhauer, decantándose finalmente por el pesimismo de este último. Posteriormente se apasionará, también, por la filosofía de Nietzsche.  
Los problemas filosóficos que preocupaban a Baroja están proyectados:  
a)- en el protagonista Andrés →Baroja joven  b)- en Iturrioz→ Baroja maduro  
     
3. LA ESTRUCTURA  
La figura de Andrés Hurtado da unidad al relato. Esta obra es, ante todo, una novela de personaje, porque la vida de Andrés se narra de forma lineal. El árbol de la ciencia se compone de 7 partes que suman 53 capítulos de extensión generalmente breve. Podemos dividir la obra en “dos etapas” de la vida del protagonista, separadas por un intermedio reflexivo (la parte IV). En torno a este intermedio, aquellas etapas (integradas cada una por tres partes) presentan entre sí una clara simetría como se ve en el siguiente esquema:  
I Familia y estudios
PRIMERAS EXPERIENCIAS (“Formación”)
↑  
NUEVAS EXPERIENCIAS (Búsqueda de una solución vital)
En el campo V
II
El mundo, entorno (Aparece Lulú)
En la ciudad (Reaparece Lulú) VI
     
III
EXPERIENCIA DECISIVA Enfermedad y muerte del hermano→ Profunda desorientación de Andrés
NUEVA EXPERIENCIA DECISIVA Matrimonio: muerte de su hijo y de su mujer → Suicidio de Andrés
VII  
IV INTERMEDIO REFLEXIVO    
>La 1ª parte muestra la experiencia universitaria y se corresponde con la 5ª, cuyo contenido es la experiencia profesional y social en Alcolea.  
>La 2ª parte muestra la experiencia social en relación con la pobreza de las casas de  vecindad  y con ello se relaciona la experiencia social y profesional de Andrés como médico de prostitutas y de pobres en la 6ª parte.  
>El contenido de la 3ª parte –tranquilidad en contacto con la naturaleza de la aldea burgalesa- se repite también en la 7ª.  
> La parte 4ª es un intermedio reflexivo, que no separa, sino que une aún más las dos mitades de la novela: Baroja la divide en cinco capítulos que transmiten una conversación entre Hurtado e Iturrioz sin interrupción alguna.  
Estructuralmente,  El árbol de la ciencia es una novela cerrada no sólo por la muerte de sus protagonistas, sino también por la disposición narrativa de sus elementos.  

4. LOS PERSONAJES  
Dos son los personajes principales de la novela: Andrés y Lulú. En torno a ellos aparecen numerosísimos personajes secundarios. Baroja se detiene en algunos: el padre de Andrés, Aracil, Luisito, Iturrioz… Para los personajes principales, Baroja usa una técnica de caracterización paulatina; se van definiendo poco a poco, por su comportamiento, por sus reflexiones, por contraste con otros personajes, por sus diálogos… Además son tipos que evolucionan. Para los personajes secundarios, la figura se nos da hecha de una vez por todas.    

5. REFLEJO DE LA REALIDAD ESPAÑOLA  
Los personajes y ambientes constituyen un mosaico de la vida española de la época. Son los años en torno al 98 (se habla del “Desastre” en Vl, I)  
► A propósito de los estudios de Andrés, se traza un cuadro sombrío de la pobreza cultural del país (ineptitud de los profesores); y varias veces se insistirá en el desprecio por la ciencia y la investigación.  
►Aspectos sociales → pronto aparecen (parte I y II) las más diversas miserias y lacras, producto de una sociedad que Andrés quisiera ver destruida.  
►Oposición campo/ciudad  
 El mundo rural (Alcolea del Campo) es inmóvil como “un cementerio bien cuidado”. Todos sus habitantes se caracterizan por la insolidaridad y la pasividad ante las injusticias. También hay una denuncia férrea  del caciquismo en este lugar. Sus gentes viven sitiadas por la moral católica y por el caciquismo de liberales y conservadores designados con los grotescos nombres de “Ratones” y  “ Mochuelos” que se turnan en el poder político y en la explotación del pueblo ignorante y resignado.  
 La ciudad, Madrid, es “un campo de ceniza” donde discurre una  “ vida sin vida”. En esta ciudad se nos presentan  muestras de la más absoluta miseria y en contraste con ella la despreocupación de los ricos, de los “señores juerguistas”  
►Iniquidad social →el protagonista siente una cólera impotente:  “La verdad es que, si el pueblo lo comprendiese –pensaba Hurtado- se mataría por intentar una revolución social, aunque ésta no sea más que una utopía […] pero el pueblo está cada vez más “degenerado” y no lleva camino de cortarlos jarretes de la burguesía…”  
También su tío Iturrioz  pronunciará una frase muy relevante:           “la justicia es una ilusión humana”  

6. EL TÍTULO  
Podemos explicar el título de la novela de la siguiente manera:  
a)- Por una parte, se trata de una metáfora del panorama español de 1898.  Al tomar el fruto prohibido del árbol de la ciencia, Adán y Eva fueron expulsados del Edén. Sucede lo mismo con la España del 98; así con la pérdida de las últimas colonias americanas (Cuba, Puerto Rico y Filipinas), España pierde también el “paraíso” al igual que Adán y Eva.  

b)- Por otra, Andrés Hurtado no encuentra en la ciencia las respuestas que busca a sus grandes interrogantes sobre el sentido de la vida y del mundo; al contrario, la inteligencia y la ciencia no hacen sino agudizar el dolor de vivir. Así surge la idea que da título a la novela.  
“…en el centro del Paraíso había dos árboles: el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mar. El árbol de la vida era inmenso, frondoso y, según algunos santos padres, daba inmortalidad. El árbol de la ciencia no se dice cómo era: probablemente mezquino sería mezquino y triste” (parte IV).

Admin
Admin

Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 23/09/2009

Ver perfil de usuario http://apuntes-safau.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.