Textos periodisticos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Textos periodisticos

Mensaje  Invitado el Dom Mar 07, 2010 7:42 pm

(1) EL MUNDO.10 Octubre 09
EL NOBEL
Alfonso Ussía
El Nobel de la Paz lo concede Noruega. Es un premio extravagante. Por la relación de los premiados se podría insinuar que los noruegos viven a su aire y no se enteran de nada. Pero no puede ser cierto, por cuanto Noruega es una de las naciones más desarrolladas del mundo. Otra sensibilidad, quizá, para analizar los méritos, deméritos y circunstancias de las personas. No es discutible que la proximidad ártica, con esos vientos y esos fríos, conmueve a los cerebros. Entre un pingüino y un pavo real no se pueden dar las coincidencias ni las confidencias. Para mí, y con todos los respetos, que el Nobel de la Paz lo conceden pingüinos con una copa de más. Se lo han llevado desde terroristas como Yaser Arafat a comisionistas de secuestros y enlaces con la ETA como el mamarraché Esquivel. Creo que Rigoberta Menchú lo recibió también falsificando su biografía. Se supo años más tarde, pero los pingüinos eran otros y se pasó por alto la gamberrada. El agraciado de este año ha sido Obama. Me cae muy bien Obama y creo en sus buenas intenciones. Pero las intenciones no son susceptibles de ser premiadas, sino las consecuciones, y hasta la fecha Obama no ha tenido tiempo de conseguir nada, ni cambiar nada, ni mejorar nada, ni empeorar nada. Una pingüinada de órdago.
«Creo que no me lo merezco», ha manifestado Obama al conocer el capricho. Le sobra el primer verbo y conjunción. El «creo que» está de más. Tendría que haber dicho «no me lo merezco», porque efectivamente no se lo merece. En Washington son muy suyos, y no se siguen con especial interés los acontecimientos que se producen en Oslo. Los estadounidenses, en su mayoría, creen que el mundo comienza en Alaska y termina en Tejas. A Obama le habrán conseguido sus asesores la relación de los premiados con anterioridad, y mucho me temo que se ha levantado de su sillón presidencial electrizado por un susto. Para mí, que si los pingüinos del jurado de este año le conceden el Nobel de la Paz a Carla Bruni se habrían acercado más y mejor a la justicia. Carla Bruni nos ha traído la paz y el sosiego a todos los que hemos tenido interés en sentirnos influidos por su belleza y su sonrisa. Carla Bruni, en sus tiempos juveniles, cantaba una tonada en la que decía, entre otras cosas, «lo más importante del mundo es la felicidad». Con ese bagaje, le sobran méritos para obtener el Nobel de la Paz, porque sus logros pertenecen al pasado y no a la esperanza del futuro. Los pingüinos son aves de poca lectura. Se dejan llevar por los entusiasmos del momento. Llegan los arenques y se lanzan a las gélidas aguas del preártico en pos de los cardúmenes sin reparar en una realidad tristemente incontestable. Con los arenques, han llegado también las orcas y las focas, especies que coinciden en un objetivo común. Comerse a los pingüinos. Cuando se aperciben de ello, centenares de pingüinos han sido devorados y el resto retorna a las playas y rocallas de la costa con los dídimos de corbata. Son tardíos en reaccionar. Como los pingüinos que han concedido el Nobel de la Paz a Barack Obama. Se darán cuenta de la tontería que han protagonizado cuando todo el mundo se ría de su patinazo. Y ya ha comenzado a reírse. Como en ocasiones anteriores. Es lo malo que tiene ser y comportarse como un pingüino.

1. Organización de ideas.
2, Tema y resumen.
2. Comentario crítico.

(2) El Videoaficionado
El videoaficionado es quien mejor representa el cambio de lo real en el capitalismo de ficción. Este artefacto ha aprendido algo capital: el vídeo da vida. Si antes se filmaban y fotografiaban las bodas, ahora lo más interesante es poner el vídeo en marcha apuntando, especialmente, al nacimiento de un bebé. Los viajes, las reuniones familiares son poca cosa para el vídeo-provital y sí, en cambio, es de condición propia la toma de las catástrofes naturales, los choques de trenes, los accidentes marinos, los partos en su visión más cruda. Porque el vídeo encierra la categoría de lo real/real. Las bodas, las primeras comuniones, los bautizos son demasiado superficiales para la acción del vídeo. El vídeo es, a través de su creciente uso como máquina de la verdad, un ojo impío que muerde a la realidad en su momento preciso. La trayectoria final de un suicidio desde el puente, el momento crítico del magnicidio, la explosión de la bomba lapa, el impacto del avión contra el hormigón. Puede parecer imposible que en cada esquina de la actualidad se encuentre un centinela videoaficionado, pero así es. Y es así porque el vídeo se ha pegado a la vida: no vale para hacer películas de ficción, sino para agarrarse a lo real mediante el documental o la cinta basada en episodios reales. Esta vocación ha resultado, además, tan favorecida por el desarrollo de la tecnología y los materiales que, mediante el vídeo, se accede a los intersticios del organismo, se circula por el interior de la sangre, el intestino y cualquier oquedad secreta en cuya cavidad la cámara disfruta de una voluptuosidad inigualable, y tal como si el vídeo cobrara vida en reciprocidad con la vida que otorga a esa visión.
Vicente Verdú, "E1 videoaficionado", El País, 30 de octubre de 2003


(3)
"Más asco" de Maruja Torres

Nos hallamos inmersos en un ambiente moral caracterizado por el infantilismo más agudo. Ello explica los tres falsos debates abiertos en los medios a raíz del reciente ojo por ojo practicado a Bin Laden.

Uno: fue justicia o fue venganza. Para que haya justicia tiene que haber una actuación judicial, una detención y un proceso. Fue venganza. Es cierto que un juicio de este tipo corría el peligro de provocar a los terroristas; pero los pequeños españoles nos arriesgamos a ello, juzgando a los autores del 11-M. Que no es justicia lo avala ampliamente el hecho de que, aparte de Barack Obama, esgrimen tal argumento los conocidos juristas Bush hijo y Aznar, que le ha mandado un telegrama al sucesor de su amigo.
Dos: si es lícito utilizar cierto tipo de tortura en cierto tipo de casos. La respuesta es no y nunca. Aparte de que, en vez de echarle tanto sangriento teatro al asunto, les habría bastado, a esa plana mayor que se mordía las uñas viendo en directo el vídeo de la intervención de sus muchachos, con hacerle un poquito de extorsión al Gobierno paquistaní, buen conocedor de que Bin Laden se escondía en su territorio.
Tres: ¿debemos ver o no las fotos? ¿Herirán estas nuestra sensibilidad? ¿Provocarán las iras de los fanáticos? Hablar de sensibilidad a estas bajuras del asunto me parece francamente obsceno; en cuanto a los fanáticos, bueno, puede que estén ya muy motivados por esa guerra y ocupación de Afganistán que tiene lugar desde hace 10 años, y que se declaró para buscar infructuosamente a Bin Laden; total, para finalizar teniendo que largarse, tras pactar con los talibanes.
Es repugnante. Pero comprendo la alegría de los norteamericanos: como escribía ayer aquí Ariel Dorfman, han visto volar de nuevo a Superman sobre los heridos rascacielos de Nueva York.
Maruja Torres. El País 5/5/2011

PREGUNTAS:
1.- Organización de las ideas (1,5 puntos)
2.- Resumen y tema (1,5 puntos)
3.- Comentario crítico (3 puntos)
4.- Pregunta práctica de lengua. (2 puntos)
Analiza las marcas de objetividad y subjetividad del texto
5.-Los géneros periodístico(2 puntos)
NOTA: Analiza y explica las relaciones sintácticas de las oraciones subrayadas en el texto




(4)
6º examen propuesto para las pruebas de 2001 (opción A)
Texto
Somos la última generación que come. Algunos de sus miembros, se entiende, porque, aunque convendría generalizar, no es posible. Quienes nos releven y pasen una pequeña temporada en este planeta no van a comer y tendrán que conformarse con ingerir. La gastronomía, que es el sutil arte de transformar en placer una necesidad, va a ser cada vez más minoritaria. Los alimentos transgénicos, por una parte, y los adulterados, por otra, nos invaden. En vista de eso, el Consejo de Ministros ha aprobado la creación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, que pretende controlar los alimentos y garantizar los productos que consumimos, para que a su vez no nos consuman a nosotros.
Se veía venir desde hace tiempo. Cuando los pollos dejaron de ser el sueño posbélico de Carpanta y desde que a la leche no hubo necesidad de quitarle la nata. Antes, incluso, del advenimiento de las indescifrables hamburguesas y de la fuga del peculiar aroma de algunas frutas prohibidas. Vino la llamada comida rápida, que ocasiona lentas digestiones, y alguna gente se acostumbró a que llegaran los platos en moto o por correo certificado. Posteriormente vino la adulteración, que nunca se había ido del todo. El tristísimo caso de la colza fue un aviso que previno a muchas personas, pero a otras se las llevó por delante. (Ha tenido plagiarios y ahora mismo se ha desmantelado una red de falsificadores de aceite, que daban gato por liebre y orujo y girasol por oliva). Todo un largo proceso que está culminando con las vacas esquizofrénicas para las que no estaban previstos los manicomios. El Gobierno ha aprobado la Agencia de Seguridad, pero se resiste a darle nueva financiación, con lo que nosotros vamos a tener la seguridad de que se seguirán adulterando los alimentos, bajo el conocido lema de lo que no mata engorda. Quizá sea conveniente seguir el consejo de Umberto Eco, que todas las semanas se pone a dieta, igual que todas las semanas deja de fumar. Es cuestión de voluntad y yo sé poco de eso.
Manuel Alcántara


a. Señale las relaciones oracionales del siguiente fragmento: El Consejo de Ministros ha aprobado la creación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, que pretende controlar los alimentos y garantizar los productos que consumimos, para que a su vez no nos consuman a nosotros.
b. Señale el valor de porque y aunque en la siguiente oración del texto: Algunos de sus miembros, se entiende, porque, aunque convendría generalizar, no es posible.



Selección de textos periodísticos que salieron en Selectividad

(5)
Prueba de junio de 2008 (opción A)
Texto
De nuevo malas noticias para nuestra educación en el tramo de la enseñanza secundaria. Los resultados del último Informe PISA, que analiza periódicamente el nivel de capacidades y conocimientos de los jóvenes que están en esta franja de edad en 57 países, incluidos todos los pertenecientes a la OCDE, muestran un estancamiento en las ya mediocres prestaciones en conocimiento científico básico o en comprensión y uso del lenguaje de los alumnos españoles. Nunca estará de más insistir en la importancia crucial de la educación para el futuro de nuestro país. En otros países, los malos resultados en alguno de los informes PISA u otros similares han desencadenado una reacción de búsqueda de soluciones en la que ha participado la sociedad en su conjunto. No parece que esté ocurriendo lo mismo en España, donde tantos problemas de menor enjundia agotan nuestra energía y nuestra imaginación.
El gasto dedicado a la educación, y más en concreto a la educación secundaria, es un factor que influye en los resultados obtenidos, pero no de forma mecánica. Es necesario partir de un volumen de recursos suficientes pero, a partir de ahí, países con niveles de gasto similares obtienen resultados diferentes. Hay otros factores que influyen, dentro de la escuela y fuera de ella. Los primeros se refieren a la organización de la enseñanza, los contenidos, el tamaño y la composición de los grupos o la atención que cada alumno recibe en función de sus necesidades educativas, así como el reconocimiento de la labor de los profesores por parte de las familias y las autoridades.
Los factores externos a la escuela son también esenciales en la mejora de nuestro nivel educativo. En los países que registran mejores resultados existe una clara percepción social de la importancia de la educación y se respeta el esfuerzo necesario para aprender y hacer aprender; muy lejos de la frivolidad o incluso el menosprecio con que se tratan estos temas aquí. Tenemos un problema que afecta a los políticos, pero no sólo a ellos, y a los profesionales de la enseñanza, pero no sólo a ellos. Es toda la sociedad la que debe participar en un debate sobre las medidas que deben tomarse, sabiendo que éstas, por eficaces que sean, tardarán tiempo en hacer su efecto. Razón de más para iniciarlo rápidamente.
El País, 3 de diciembre de 2007
Preguntas
1. Escriba un breve resumen del texto (puntuación máxima: 1 punto).
2. Indique el tema y la organización de las ideas del texto (puntuación máxima: 2 puntos).
3. Comentario crítico sobre el contenido del texto (puntuación máxima: 3 puntos).
4. Responda a una de las dos cuestiones siguientes (puntuación máxima: 2 puntos):
a) Explique las relaciones sintácticas que se establecen entre las oraciones del siguiente fragmento: En los países que registran mejores resultados existe una clara percepción social de la importancia de la educación y se respeta el esfuerzo necesario para aprender y hacer aprender.
b) Establezca la categoría gramatical de cada uno de los elementos subrayados en el texto.
5. Responda a una de las dos cuestiones siguientes (puntuación máxima: 2 puntos):
a) Explique las características más importantes del lenguaje periodístico.
b) Comente las características de los principales subgéneros periodísticos


(6)
Prueba de junio de 2006 (opción B)
Texto
El descubrimiento de 30 nuevas especies vivas —mamíferos, ranas, pájaros, mariposas y plantas— en la Papúa indonesia ha devuelto emocionalmente la confianza simbólica de que no todo está perdido. Más bien la paradoja de la esperanza consiste en que aún queda tierra por conocer, territorios “perdidos” donde precisamente puede hallarse una pequeña compensación a lo que diariamente se desvanece.
En este inédito paraje que han explorado algunos biólogos estadounidenses e indonesios se han registrado cinco especies más de mariposas, veinte más de ranas y dos raras aves que se tenían por extinguidas. Viene a ser una insignificancia si se tiene en cuenta que asistimos a la exterminación de 6.000 especies de animales cada año; entre ellas, 780 clases de pájaros.
La sensación de recuperación de lo “natural”, que tanto prestigio otorga a los tomates biológicos, al algodón o al lino, comunica con la melancolía que ha suscitado el tierno gesto de los nuevos mamíferos que, según sus descubridores, se acercaban mansamente a los humanos desconocidos. La reunión de especies en el tiempo idílico de un paraíso perdido se conecta también, trágicamente, con el arca de Noé en un intervalo histórico donde se preparaba una catástrofe bíblica. Estos seres vivos, recién nacidos para el conocimiento científico, vienen a ser un aporte neto de vida inaugural. Aunque vieja y desconocida, esta nueva vida se traduce en una corazonada de esperanza tan ingenua como sentimental, tan anecdótica como significativamente oportuna. O de radical desesperanza si se observa que los pocos paraísos que pueden quedar lo son porque no hay seres humanos en ellos.
Preguntas
1. Escriba un breve resumen del texto. (Puntuación máxima: 1 punto)
2. Indique el tema y la organización de las ideas del texto. (Puntuación máxima: 2 puntos)
3. Comentario crítico sobre el contenido del texto. (Puntuación máxima: 3 puntos)
4. Responda a una de las dos cuestiones siguientes: (Puntuación máxima: 2 puntos)
a) Explique las relaciones sintácticas que se establecen entre las oraciones del siguiente fragmento: En este inédito paraje que han explorado algunos biólogos estadounidenses e indonesios se han registrado cinco especies más de mariposas, veinte más de ranas y dos raras aves que se tenían por extinguidas. .
b) Explique el significado de las expresiones subrayadas en el texto.
5. Responda a una de las siguientes cuestiones: (Puntuación máxima: 2 puntos)
a) Explique las características más importantes del lenguaje periodístico.
b) Describa las características de los principales subgéneros periodísticos.






(7)
2º examen propuesto para las pruebas de 2004 (opción A)
Texto
Dos terceras partes de la población tiene un peso normal, de acuerdo a las normas médicas, pero prácticamente todos ellos quieren adelgazar. Si se trata de mujeres, aún más. La mitad de las chicas que vemos delgadas se ven a sí mismas gordas. Su ideal sería estar flacas. Lo flaco se opone a lo gordo como lo bello a lo feo, la liviandad se opone a la pesantez como el bien al mal. En otro tiempo las mujeres manifestaban con su cuerpo la condición de madres; con grasa y proteínas para proveer a los bebés. Ahora el modelo materno se incluye entre las gordas y, cuando el embarazo desaparece, la protagonista aspira a borrar de inmediato todo indicio de su anterior condición. En el mundo tan sólo un 2% de la población posee las medidas y el peso de las profesionales y los profesionales que desfilan en las pasarelas. Una modelo suele pesar entre 15 y 18 kilos menos que una mujer considerada normal. La consecuencia es que el modelo se hace de todo punto inalcanzable y la sensación de hallarse en falta cruza de un lado a otro la humanidad occidental. Estar gordo no puede estarlo siquiera el señor rico porque denota en su obesidad alguna ignominia, un gansterismo ominoso o un abuso despiadado de la explotación. El multimillonario no alude hoy, con su figura, a una bolsa repleta de oro sino a la idea genial, como de artista, que ha conseguido hechizar al público y atraer magnéticamente ingresos. Ingresos que, a su vez, no pesan, flotan, patinan, aparecen o se esfuman en las pantallas. Pero si la economía es intáctil, el capital ingrávido, las empresas transparentes, ¿cómo asombrarse de la obsesión por enflaquecer? El punto máximo de la elegancia es el hueso y todo aquello que se le adhiere debe cuidar de no hacerse notar. El estilo del mundo tiende a lo sucinto, al tono simplificado y digital: los aparatos ligeros, las comunicaciones sin cables, la música sin instrumentos, la gimnasia sin esfuerzo, la alimentación sin calorías, la realidad virtual. El peso parece de otra época mientras el siglo XXI se desarrolla en el aire, como una emanación de las cosas sin las cosas, como una voz de los volúmenes sin espesura, como una historia descargada de destino, un presente inconsútil y aligerado de más allá.
Vicente Verdú: “Delgadez”, en El País, febrero de 2004
Preguntas
1. Redacte un resumen del texto. (Puntuación máxima: 1 punto)
2. Indique el tema y la organización de las ideas del texto. (Puntuación máxima: 2 puntos)
3. Comentario crítico sobre el contenido del texto. (Puntuación máxima: 3 puntos)
4. Responda a una de las dos cuestiones siguientes: (Puntuación máxima: 2 puntos)
a) Explique las relaciones sintácticas que se establecen entre las oraciones del siguiente fragmento: Ahora el modelo materno se incluye entre las gordas y, cuando el embarazo desaparece, la protagonista aspira a borrar de inmediato todo indicio de su anterior condición.
b) Analice la formación de las palabras siguientes y explique su significado: Liviandad, despiadado, ingrávido, enflaquecer.
5. Responda a una de las siguientes cuestiones: (Puntuación máxima: 2 puntos)
a) Explique las características más importantes del lenguaje periodístico.
b) Describa las características de los principales subgéneros periodísticos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.